Historia de un fail: el revisor y la S-Bahn de Berlín.

U-Bahn de la estación de Hauptbahnhof.

Eran las 18:30. Estábamos en un Kamps (tienda donde venden bollos) comiendo un bollo típico cubierto de azúcar glas, en la Kochstrasse de Berlín, muy cerca del Checkpoint Charlie. Era nuestro último día en Berlín y sólo nos quedaban dos paradas de U-Bahn y una parada de S-Bahn para volver al hotel y no coger ningún transporte público más. “¿Lo hacemos?”… “vale”. Viendo que en toda nuestra estancia no vimos ni un solo revisor en los trenes, nos decidimos a no pagar un sencillo (allí valen 2,10€ y el sencillo tiene una validez de 120min). Iban a ser menos de 10 minutos de trayecto, era muy improbable tener la mala suerte de encontrarnos con un revisor, y más cuando habíamos estado todo el día anterior cogiendo trenes y no habíamos visto ni uno solo.

El sistema de transportes públicos de Berlín es muy diferente del de Madrid. Mientras que aquí hay tornos, allí no los hay. Allí, según bajas a la U-Bahn (que sería como nuestro metro, por debajo de la tierra) o bien coges la S-Bahn (por lo que pude ver, es como el metro, pero por superficie, como algunas paradas de la línea 5 y 10 por la zona de Aluche y Batán) estás directamente en el andén, sin tener que pasar por un torno. En el andén hay máquinas de venta de tickets y, según tú compras un ticket, debes validarlo automáticamente en una máquina dispuesta para ello. Si no lo validas y te pilla un revisor, te multa. Si vas sin ticket, te multa. Si tu ticket sencillo ha caducado (han pasado más de 120 minutos desde que lo validaste), te multa. Los revisores, según leí en una guía de Berlín (y que luego pude constatar empíricamente) van de paisano, así que es muy difícil identificarlos a simple vista. La multa no es ninguna broma: 40€.

Decididos a correr ese riesgo, ya que vimos muy improbable que apareciera un revisor, bajamos a la U-Bahn de Kochstrasse, dirección Kurt-Schumacher-Platz. Stadmitte. Französischestrasse. Llegamos a Friedrichstrasse, nuestra parada para hacer el trasbordo a la S-Bahn, concretamente la línea 75 dirección Spandau para bajarnos en Hauptbahnhof. Sólo una parada y ya llegamos. En el andén, veo a un tío con pinta de drogodependiente y se sube a nuestro vagón, pasando por la misma puerta que nosotros. Me llamó la atención porque me resultó extraño ver a un tipo cachas, rubio y ojos azules con unas pintas bastante poco favorables: camiseta blanca medio rota y cazadora vaquera clara, vaqueros claros sucios y zapatillas sucias. Nos sentamos. Mientras estamos sentados, el tipo éste coge del brazo a otro tío con la misma mala pinta, mientras que el otro tío, se va yendo despacio hacia otra zona del vagón, mientras que éste va hacia el lado contrario. “MIERDA” pienso. Veo al rubio con pintas de drogodependiente sacando una tarjeta y, según ve la gente esa tarjeta, les enseñan los billetes. No era difícil inferir que era un revisor, de esos que van de paisano… y tan de paisano. En ese momento recuerdo que me entró un sudor frío y, mientras el tío éste iba hacia la zona contraria del vagón, le digo a mi novio que nos tenemos que ir de ahí echando leches. Nos levantamos y andamos despacio hacia la puerta más lejana de donde estaba el revisor drogopendiente. Oh no, al otro lado del vagón, hay otro revisor, en este caso, una mujer con mejores pintas, aunque igualmente de paisano. Nos quedamos en una puerta, sin mirar hacia atrás, mirando por la ventana de la puerta cómo quedaban menos de 30 segundos para llegar al andén de la estación de Hauptbahnhof. Ya veíamos a la gente esperando la entrada del tren en el andén. “Vamos, corre maldito tren, ¡corre!” me decía para mí. Quedarían 15 segundos, cuando, delante de mis ojos, veo una tarjeta. Me doy la vuelta y era el rubio. Me hago la tonta, rebusco por el bolso, como si no encontrara el billete. Pero, demasiado tarde. El rubio y la mujer se bajan con nosotros en la estación de Hauptbahnhof, nos piden el DNI y toman nuestros datos. Hacemos como que no hablábamos inglés, pero el rubio chapurreaba español. “¿¡¿Pero por qué?!?” pienso. Nos dan un papel blanco: 40€ de multa a cada uno. Nosotros en ese momento no sabíamos el precio de la multa, y nos sentó como un tiro. Nos preguntan si lo pagábamos en el momento: evidentemente, no, no teníamos ese dinero ni por asomo. Así pues, nos entregan un documento y nos dicen que tenemos hasta el día 2 de spetiembre para pagarlo.

Un duro palo, porque era muy improbable que apareciera un revisor justo en ese momento y porque con lo justos que íbamos de dinero, 40€ era una fortuna con la que podríamos haber comido mucho mejor. Y todo por intentar ahorrarnos 4,20€, cuando anterior a esta vez, habíamos pagado religiosamente todos nuestros desplazamientos. Me había planteado no pagar la multa, pero por lo que he leído en casos de otras personas, si no la pagas en el plazo previsto, el importe se duplica  y así continuamente hasta que la pagues. Yo tengo intención de volver al país, y no es cuestión de entrar de nuevo con una deuda de cuatro cifras… así que, a tragar. Luego nos enteramos que muchos de los revisores eran antiguos funcionarios de la Stasi que habían sido recolocados en la S-Bahn y en la U-Bahn. Genial xDDD. Si a eso le sumamos la respuesta-vacile (creemos que era un vacile) que le dieron a mi novio cuando llamó a la embajada alemana en España: “Si usted no paga, llegará un agente de la Interpol a su casa, se lo llevará a Alemania y le obligará a pagar”. Paguemos, no vaya a ser que encima nos metamos en un jaleo xDDD.

Después de esto, se me planteó la siguiente duda al llegar a España, ¿y cómo diablos relleno el documento de la multa? ¿cómo lo pago? La multa está íntegramente en alemán y servidora no tiene tanto nivel como para entender un documento así. Entendía alguna palabra suelta, pero ni muchísimo menos la integridad del documento. Gracias a una amiga traductora (millones de gracias :)) que me dijo qué era cada cosa, pude hacer el ingreso de los 40€. Se puede hacer en cualquier banco (yo lo hice en el Santander) aunque mejor en alguno donde se tenga cuenta, ya que si se hace la transferencia desde la cuenta, uno se ahorra los gastos de emisión. Si alguien se encuentra con una situación así y no sabe cómo pagar la multa, dejo los datos que hay que rellenar. También se puede pagar por internet si se tiene banca online ;-).

Beneficiario: Infoscore Forderungsmanagement GmbH, 76532 Baden-Baden.

Número de cuenta: 601700757.

IBAN: DE78 6601 0075 0601 7007 57.

BIC: PBNKDEFF660.

Concepto de la tranferencia: Vorgangs Nr. XXXXXXXXXXXXX

Cómo es una multa de la S-Bahn.

Para cualquier duda, responden atentamente en la siguiente dirección de correo (eso sí, en inglés o en alemán): EBE@s-bahn-berlin.de. La moraleja de esta historia es: no te cueles en el metro de Berlín, que a la mínima te puede caer una multa nada agradable de 40€… Achtung! 😉

Anuncios

10 Responses to Historia de un fail: el revisor y la S-Bahn de Berlín.

  1. Esta muy bien escrito; ) Aunque sigo pensando que la Interpol tiene cosas mejores que hacer que perseguir a todo turista del interrail que se salte algun que otro viaje xD
    A la proxima ve a Paris. Colarse es un reto, pero no hay revisores 😉

    • Shaulah says:

      Muchas gracias, Jack! 🙂 lo de la Interpol tuvo que ser un vacile en toda regla, aunque ya les vale con la respuesta xD
      Estuve en París el año pasado y mis ojos vieron cómo un chaval logró saltar esos tornos con palas infranqueables (concretamente en la estación de Porte de Bagnolet, que es una estación pequeñita) pues lo logró… me quedé a cuadros xDDD

    • Nicolás says:

      Hola, tengo una multa en el metro de Berlin que con los intereses se ha incrementado a mas de 200e. Necesito abonarla pero no se el medio, podria alguien ayudarme y proporcionarme informacion de como cancelar la deuda?
      Muchisimas gracias, cordiales saludos.-

  2. Pingback: Crónica de un viaje: “Berlin, geliebte Berlin…” (II) «

  3. jose says:

    EN PARIS NI SE OS OCURRA!!! Lo digo por que a mi me multaron, se ponen en las salidas de las estaciones, la primera vez me hice el giri que no sabia hablar frances y me dejaron pasar, pero a la segunda me multo y hay varios tipos, debi caerle bien porque me puso 20 leuros que es el minimo, pero puede llegar a pagar 60 pabos… (esta ultima por saltar los tornos y que te vean, 40 si vas sin billete y te pones tonto…)
    en Paris mas vale que andes con cuidado, lo digo por experiencia

  4. Pingback: I Ranking de Sabuesos Exoendogénicos. «

  5. multa berlin says:

    holaa!! que pasa si ha llegado la multa x correo 2 veces a España y la sigues sin pagar??
    alguien no ha pagado la multa, y le sigue llegando la multa?
    GRACIAS!=)

    • Shaulah says:

      No tengo ni idea de qué ocurre si no pagas la multa (hay algunas versiones, pero me parecen un poco surrealistas). Lo único que, al tomarte el DNI, no sé si al volver a Alemania te podrían exigir el dinero o qué… ni idea, yo para evitar pesadillas con alemanes que me exigían enormes cantidades de dinero, la pagué lo antes posible xD

  6. Lulololi says:

    Me alegro de que os pasara eso.

  7. MM says:

    Bueno mi caso es este…hoy he tomado el S-Bahn nada más salir de mi clase de idioma…mis paradas son 7 hasta coger otro S-Bahn.
    Estoy asistiendo a clases de A1-2 de alemán en Köln. Apenas entre en el tren la entrada se llenó de personas. Mi billete iba en la mochila al final de los libros, y con una gran bolsa llena. Pongo en un asiento que ví vacio la bolsa y la mochila para buscar el billete sin molestar en medio de la puerta de entrada y clicarlo. En ese tiempo transcurrió 2 minutos hasta el momento de marcarlo con la máquina pero me encuentro justo de frente a un revisor que me vio ir hacia la máquina y se enfadó (la verdad es que me trato mal) No tenía ninguna mala fé…solo que olvidé sacarlo por falta de tiempo en la estación y en los trenes hay máquinas para clicarlos. En fín que no me entendía ni yo a el..me pide mi Identificación y le ofrezco el DNI..el cuál tiene una dirección antigua de cuando vivía en el sur de Espanna…ponen mi nombre y apellidos además del número de identificación personal en un formulario (me he enterado después que es un impreso de multa)…me preguntan la dirección y le digo la correcta donde estoy residiendo en Köln pero olvido el código postal (he visto apenas ahora que en la ciudad hay varias sitios que se llaman igual con el número de casa igual) Sigo sin decir que sin mala fé; los nervios me podían…Pregunta: si tengo un ticket clicado…me sucedio casi apenas de entrar. el no me da la multa ni tan siquiera una copia (se la queda con todos mi datos puestos) y tampoco la firmo por problemas de idioma.
    Es valida esta multa? La envian a mi casa en Köln? Se envían las multas de tren a casa?
    Perdonen mi ignoracia.
    Si es así que pasa cuando falta el código postal? Alguién sabe algo sobre esto…no me gustaría recibir nada con recargo; ya me cuesta mucho llegar con el dinero cada mes que paso aquí.
    Según un amigo que iba a servir de traductor a través del telefono el escucho que el hombre decía que la iba a romper porque era demasiado problema el explicarme…(no la rompió ni mucho menos delante de mi)…dudo de alguién así; ya desde el tren me estaba tratando como escoria.
    No me extranna en absoluto que el si actue de mala fé.
    Debo decir que es primera vez que me pasa esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: