“Más preparados que nunca”

Cada vez que camino por el metro o paso por una marquesina de alguna línea de autobús, tengo que lidiar mentalmente con ese mensaje propagandístico del llamado Plan de formación para el empleo que ofrece la Comunidad de Madrid: “Más preparados que nunca“. Mi pensamiento, incapaz de contenerse, piensa automáticamente: “Y más precarios que nunca, también“. Y es que la distribución en forma de reloj de arena en tema de formación está haciendo especial daño a los titulados superiores, obligándoles a subemplearse y a desempeñar puestos más propios de titulados medios. Personalmente, tras un año de búsqueda de empleo, al final he tenido que acabar obviando mi formación en el currículum. Y sí, es verdad que estamos más preparados que nunca, pero esta situación es intolerable para quienes invertimos varios años en estudiar una carrera universitaria. No day derecho. ¿Qué opciones nos quedan? ¿Hacer un curso de electricista de la C.A.M. teniendo en el cajón un precioso e inútil título de diplomado o licenciado? ¿Huir de España en busca de una remuneración más justa y adecuada a nuestro nivel profesional en una Europa cada vez más xenófoba? ¿Subemplearnos con la conciencia de haber invertido varios años en una carrera pudiendo haber hecho un ciclo formativo más barato y en menor tiempo? No lo tenemos fácil, no.

El otro día me acordé de una mujer que conocí en la sala de espera del médico, hace un par de años. Ella era de Bangladesh y al verme con un libro, me sacó conversación sobre el autor de ese libro. Parecía una mujer muy culta, se desenvolvía muy bien y me sorprendió acabar hablando con ella sobre Vygotski. Fue muy agradable hablar con ella. Avanzando más en la conversación, descubrí que había estudiado una carrera análoga a Pedagogía en su país natal. Pero, en busca de un mejor futuro (y porque a ella le agobiaba muchísimo el modelo de familia extensa que existe en oriente), su marido y ella decidieron emigrar a España. Ella intentó buscar trabajo de lo suyo, pero nunca la contrataron. El día que la conocí, me comentó que estaba trabajando junto a su marido, explotando un negocio de restauración por la zona de Puerta del Ángel (un barrio bastante pobre, cercano a donde yo vivo). Estaba feliz, acababa de tener un hijo y, aunque reconocía haber sufrido discriminación a la hora de emplearla así como en el propio barrio, le compensaba vivir en España. He conocido a muchos inmigrantes en una situación análoga (formación superior y empleo subcualificado), pero a ella la recuerdo con especial cariño por cómo se desarrolló la forma en que nos conocimos. Sólo espero y deseo no verme en la misma situación que ella y de otros tantos inmigrantes, teniendo que recurrir a montar un bar de tapas o de comida típica española en alguna ciudad extranjera con mi título de licenciada bajo el brazo. Pero si no queda más remedio, de algo habrá que vivir aunque, paradójicamente, estemos más preparados que nunca…

Anuncios

2 Responses to “Más preparados que nunca”

  1. Dani says:

    Cuanta razón tienes, y….

    Zás, en toda la boca de Aguirre XD. Vámonos a una comuna hippe, Nelly, que si nuestras carreras no van a valer nada, por lo menos allí no hacen falta.

    PD: Yo me pido cuidar las vacas ¬¬.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: