Crónica de un viaje: “Berlin, geliebte Berlin…” (II)

Esta crónica es un resumen del cuaderno de viaje redactado por mi chico y yo. También añado información que pueda ser de utilidad para futuros viajeros.

Berlín, segundo día

19 de agosto de 2010. Tras un sueño reparador, bajamos a probar el buffet del hotel. Impresionante, el mejor de todos lo que habíamos consumido. Había varias clases de pan, fruta, verduras, carnes, zumos, leche… aquéllo no parecía un desayuno, parecía más bien un buffet de comidas. Tras un intenso ágape, vamos hacia la oficina de información turística. Después de una conversación un poco bizarra con el dependiente, descubrimos que el tour que queríamos hacer sobre el III Reich no se realizaba ese día. Mierda. Eran las 8:30 de la mañana, así que nos fuimos camino al Reichstag (el parlamento) para visitarlo. Tenía los pies helados. Los calcetines que lavé no se habían secado para ese día, así que iba sólo con las sandalias. El clima en Berlín es bastante bipolar: de pronto hace un frío horrible como de repente hace un calor más digno de la costa mediterránea. Muerta de frío y con pequeños signos de catarro, decidimos andar hacia la Unter den Linden a ver si podía comprarme unos calcetines en alguna tienda. Damos con una tienda de souvenirs y, sin pensarlo, me compro unos calcetines muy majos y bien calentitos típicos de souvenir. Me sentía bastante ridícula con los pantalones a la altura de los gemelos, los calcetines y las sandalias, pero me dio absolutamente lo mismo y me apropié de ese extraño look hasta el final del viaje. De vuelta al Reichstag, con mis pies más calientes, descubrimos en un Starbucks, que está enfrente de la Puerta de Brandenburgo, un tour sobre el Berlín Rojo. Empezaba a la 13:00, era en español y costaba 10€. Sin pensarlo, decidimos hacerlo. Pero como quedaban varias horas hasta la 13:00, dimos un paseo por el Tiergarten (que no Biergarten, eso para otro momento xD) y los distintos monumentos y edificios que se encuentran en él.

Reichstag (y un cacho de cola, seguía y seguía hacia atrás...).

Marcando estilo xDDD (y lo calentita que estaba, ¿qué? ;-))

Monumento a los caídos soviéticos.

Edificio en el Tiergarten.

Casa de la cultura (en el Tiergarten).

La chabola de Angela Merkel.

El tour del Berlín Rojo ofrecido por la empresa SANDEMANs fue genial. Es un tour que se lo recomendaría a todo el mundo. A nosotros nos tocó como guía a una chica llamada Luciana, que parecía de Argentina o de Uruguay por el acento. Toda una lección de historia. Si durante nuestro viaje a Varsovia, Cracovia y Praga habíamos vivido la historia anterior a la finalización de la Segunda Guerra Mundial, con el tour del Berlín Rojo vivimos la historia del periodo de la Guerra Fría; fue el complemento perfecto para reconstruir cachito a cachito una parte de la historia europea del siglo XX. Durante el tour, me llamó mucho la atención la ubicación de los Mc Donald’s: en edificios que representaron al comunismo o sitios que eran conflictivos. Parecía como una especie de victoria simbólica; me llamó la atención. También me llamó mucho la atención los motivos por los cuales EE.UU. estaba en contra del muro de Berlín (al que llamaban “muro de la vergüenza” y que, para ellos, era un freno a la libertad del individuo) y los motivos que daba la URSS a favor del muro (para protegerse de la invasión de los valores capitalistas). Pensé en el muro de México y en otro muros que existen y que se siguen construyendo en el mundo. Pensé en el argumento que da EE.UU. para realizar según qué actos dudosos. Pensé en la identidad social, en la polarización, y en el pensamiento especular. Toda una lección sobre psicología de los grupos y conflicto social; una delicia para un psicólog@ ;-).

Sede de la extinta Stasi.

Muro.

Más muro.

Atravesando límites.

Contrastes (ese edificio era residencia de altos dirigentes soviéticos).

Mural de la zona conservada del muro (hay muchos más murales, está cerca de Kreuzberg).

Mural de "El beso de la muerte".

Bastante descriptivo.

A la que volvíamos, tuvimos la mala suerte del metro de Berlín, pero finalmente llegamos bien al hotel, con muchas ideas en la cabeza y con muchas sensaciones por el cuerpo. Durante mi visita a Berlín me acordé de una canción que sonaba en un curso de alemán de la Deutsche Welle (ya es viejo, pero es el mejor que he visto hasta la fecha): Deutsch, warum nicht? (Alemán, ¿por qué no?). Intenté buscar la traducción al español o al inglés de esa canción, pero no conseguí dar con ella. Así que, con un diccionario en una mano y con un libro de gramática en la otra, me animé a traducir esta canción. Seguramente la traducción que he hecho tiene errores gramaticales y semánticos, pero he intentado ser lo más fiel al significado de las palabras sin perder el sentido al pasarlo al español (y, aún así, hay cosas que me escaman xD). La canción es de 1978 y el título del disco que recoge esta canción creo que es muy significativo: “Was fang ich an in dieser Stadt?” (¿Qué hago en esta ciudad?). Creo que retrata muy bien la imagen que nos quisieron ofrecer en el tour que hicimos sobre el muro de Berlín, así que con esta canción cierro nuestro viaje a Berlín, una ciudad a la que cogí cariño. Por un momento me imaginé viviendo allí, pero inmediatamente pensé que yo jamás podría llegar a vivir del todo ese espíritu de pueblo unido que poseen los berlineses, porque no he vivido lo que ellos han vivido y no he sufrido lo que ellos han sufrido. El lema de “Wir sind ein Volk” (Nosotros somos un pueblo) que se repite entre calles y avenidas es algo que yo no podría compartir al no ser de su Volk. Al día siguiente teníamos que viajar a Frankfurt a las 5:48, así que a dormir. Aufwiedersehen, Berlin, geliebte Berlín.

Traducción de “Berlin” (1978), de Klaus Hoffmann.

Mein Gespräch, meiner Lieder,
Mi conversación, mis canciones,
mein Haß und mein Glück,
mi odio y mi felicidad,
mein Tag, meine Nacht, mein Vor, meine Zurück,
mi día, mi noche, mi frente, mi espalda,
meine Sonne und Schatten, Zweifel, die ich hab’;
mi sol y sombra, incertidumbre, la que yo tengo;
an dir und in mir bis zum letzten Tag.
hacia ti y hacia mí hasta el último día.
Deine Straßen, wo ich fliehe, stolper’ und fall’,
Tus calles, donde yo corro, tropiezo y caigo,
deine Wärme, die ich brauch’, die ich spüre überall.
tu calor, el que necesito, el que siento por todas partes.

Verkauf dich nicht, Berlín
No te vendas, Berlín
jung bist du nicht,
no eres joven,
du alterst so schnell,
te haces mayor tan rápido,
buckelst zu sehr,
te encorvas demasiado,
trägst an den Geldern der Freier so schwer.
es tan difícil que alcances el dinero de los libres.
Die werden geh’n,
Éstos se marcharán,
dich sterben seh’n,
te verán morir,
Berlin, Geliebte Berlin.
Berlín, amada Berlín.

Deine Ecken und Winkel, deine Höfe ungezählt,
Tus esquinas y rincones, tus innumerables patios,
wo der Dreck und die Armut nach Veränderung bellt,
donde la suciedad y la pobreza ladran por el cambio,
dein Rausch am Morgen
tu ruido por la mañana
riecht nach Haschisch und Bier,
huele a hachís y cerveza,
und Rotz fällt gelassen auf Gassen von dir.
y el aburrimiento cae sereno en tus calles.
Deine Märkte, die Weiber, ihre Ruhe, ihre List,
Tus mercados, las mujeres, su paz, su astucia,
und manchmal ein Witz, der mich in den Magen trifft.
y a veces una broma me golpea en el estómago.

Verkauf dich nicht …
No te vendas…

Deine Häuser mit Fluren,
Tus casas con pasillos,
wo man prügelt, wo man lacht,
donde se castiga, donde se ríe,
wo man, wenn’s dunkel wird, neue Mitbewohner macht.
donde en la oscuridad es cuando se hacen nuevos vecinos.
Deine Räume, in denen der Schlaf ungern kommt,
Tus habitaciones, en las que el sueño llega de mala gana,
weil die Luft zum Atmen fehlt,
porque el aire falta para la respiración,
wo der Sensenmann wohnt,
donde la muerte habita,
doch wo du frei sein erfährst in dieser großen Stadt,
pero donde tú aprendes a ser libre en esta gran ciudad,
obwohl sie einengt und preßt und viele Mauern hat.
aunque ella tiene un gran muro que la constriñe y la oprime.

Verkauf dich nicht …
No te vendas…

Mein Gespräch, meine Lieder,
Mi conversación, mis canciones,
mein Haß und mein Glück,
Mi odio y mi felicidad,
mein Tag, meine Nacht, mein Vor, mein Zurück.
mi día, mi noche, mi frente, mi espalda.
Dein halbtoter Bahnhof, wo ich unter denen steh’,
Tu moribunda estación, a donde bajo y me quedo en pie,
die morgen, schon morgen in bess’re Städte geh’n.
la mañana, ya llega la mañana en las mejoradas ciudades.
Wo ich dich verlassen will,
Donde yo quiero dejarte,
immer wieder, immer noch,
una y otra vez, todavía,
ich schaff’ den Sprung auch,
todavía puedo dar el salto,
ich schaff’ den Sprung doch.
a pesar de ello puedo dar el salto.

Verkauf dich nicht …
No te vendas…

Anuncios

5 Responses to Crónica de un viaje: “Berlin, geliebte Berlin…” (II)

    • psycoloca says:

      Sólo quería poner un enlace pero mira la que he liado… ¡Qué desastre! je je

      • Shaulah says:

        Si llevaba 3 pares! xD pero en un día me tuve que poner dos juntos y no se secaron para el día siguiente… buuuh xD pero bueno, así me llevé un recuerdito de Berlín en forma de calcetines calentitos ^^

        Es que somos lo peor, siempre vamos atropellados y así luego nos pasa lo que nos pasa xDDD

        Gracias! 🙂 yo me hago una bola gustosamente 😉

        P.D: Tranqui! xDDD

  1. Carlos says:

    Bonitas fotos. Visitar Berlín en pocos días es casi imposible, pero parece que le sacaron mucho provecho a su estancia!

  2. Kike says:

    Interesante! Le saque provecho a Tu información. Gracias. Me han gustado las fotos, pero los calcetines, vaya, vaya, que rápido aprendes a vestir con los alemanes. jejejejje. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: