Una de mitos sobre el amor.

Aprovechando que a mi chico le han dado plaza en una asociación para trabajar con hombres que han incurrido en el maltrato hacia sus parejas sentimentales, me ha pasado un programa de intervención para agresores de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. En este programa vienen incluidos algunos mitos acerca del amor (Yela, 2000) dentro de la cultura occidental, que han sido construidos y adquiridos a través de la socialización. Creo que son bastante útiles para hacer un ejercicio de introspección y descubrir si se tiene alguno de estos mitos.

  • Mito de la media naranja: es la creencia de que hemos elegido la pareja que teníamos predestinada de alguna forma, y que ha sido la única o la mejor elección posible.
  • Mito de la exclusividad: creencia de que el amor romántico sólo puede sentirse por una única persona (al mismo tiempo).
  • Mito del matrimonio (convivencia): creencia de que el amor romántico-pasional debe conducir a la unión estable de la pareja, y constituirse en la única base del matrimonio (o de la convivencia en pareja).
  • Mito de la omnipotencia: creencia de que “el amor lo puede todo” y, por tanto, si hay verdadero amor no deben influir decisivamente los obstáculos externos o internos sobre la pareja.
  • Mito de la perdurabilidad (o de la pasión eterna): creencia de que el amor romántico y pasional de los primeros meses puede y debe perdurar tras miles de días de convivencia.
  • Mito de la fidelidad: creencia de que todos los deseos pasionales, románticos y eróticos, deben satisfacerse exclusivamente con una única persona.
  • Mito del libre albedrío: creer que nuestros sentimientos amorosos son absolutamente íntimos y no están influidos por factores sociobiológico-culturales ajenos a nuestra voluntad y conciencia.
  • Mito de la equivalencia: creencia de que “amor” y “enamoramiento” son equivalentes, y por tanto, que si uno deja de estar apasionadamente enamorado es que ya no ama a su pareja.
  • Mito del emparejamiento: creencia de que la pareja es algo natural y universal, por lo que en todas las épocas y culturas el ser humano ha tendido por naturaleza a emparejarse.
  • Mito de los celos: creencia de que los celos son un signo de amor e incluso requisito indispensable del “verdadero amor”.

Pienso que, de ser consciente de estos mitos y de establecer un modelo de relación abierta, se evitaría mucho sufrimiento, muchas mentiras y muchas negaciones de uno mismo. Pero la tradición cristiana, se quiera o no, sigue estando presente y es difícil luchar contra estos mitos que se han naturalizado en nuestra forma de interactuar y de relacionarnos con los demás. Además, aún hay muchísimo estigma social contra aquéll@s que deciden emprender una relación abierta, y es algo casi velado por muchas parejas de cara a sus familiares y conocidos. Pero bueno, de igual manera que hace años el matrimonio entre parejas homosexuales era impensable, algún día eso de “poner los cuernos” será cosa del pasado al haberse roto esos mitos que cito arriba ;-).

Referencias:

Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (2009). Violencia de Genéro: programa de intervención para agresores.
Yela, C. (2000). El amor desde la Psicología Social. Madrid: Pirámide.

Anuncios

3 Responses to Una de mitos sobre el amor.

  1. Isma says:

    La verdad es que estoy bastante de acuerdo con lo que dices. Arrastramos un modelo de relación bastante arcaico a veces. Y si observas conductas y comentarios de algunas personas ya alucinas las concepciones que tienen. Yo por ejemplo con mi novia nos damos mucha cuerda en el sentido de que si a uno le apetece salir por ahí o irse un finde con sus amigos no hay ningún problema en que lo haga con o sin el otro. Y sin embargo esto, que a mi me parece básico, es algo que a veces no comprenden no sólo ya mis padres, sino incluso amigos de mi edad, lo cual me parece bastante preocupante. Es como si una vez tienes pareja tengas que hacer absolutamente TODO con el/ella y me parece que es un error grave porque cada uno debe tener su espacio, de lo contrario la pareja se erosionará con mayor rapidez.

    En cuanto a lo de las relaciones abiertas creo que aún debemos evolucionar un poco más en ese sentido. Como bien has dicho en facebook, es una hipocresía afirmar que sólo vas a sentirte atraído por la persona con la que estás en ese momento. Es la persona que más quieres, pero no la única por la que te sientes atraído. Y decir lo contrario es mentirse a uno mismo. Sin embargo, pensando sobre ello, no sé tú qué opinarás, puede que yo aún arrastre prejuicios del pasado, pero pienso que a mi me dolería que hoy viniera mi pareja y me dijera que se siente atraída por otra persona y que quiere tener una aventura con ella. Sé que yo podría hacer lo mismo y que ella no dejaría de quererme, pero creo que es algo para lo que no estaría preparado aún y creo que ella tampoco.
    Quizá si la relacion hubiera sido abierta desde el principio sería más fácil, pero creo que, como te decía antes, debermos evolucionar un poco para llegar a ello. Es posible que en pocas generaciones ese sea el modelo habitual de relación. Bien por ellos si es así, tendrán muchas menos complicaciones que nosotros XD.

    • Shaulah says:

      Lo veo exactamente igual que tú, Isma. El riesgo de hacer absolutamente todo con tu pareja y de no tener un espacio propio es caer en la dependencia emocional. Pierdes tu individualidad en favor de una nueva identidad común, donde tu persona se define por tu pareja y no por ti mism@. Si, en una relación así, llega un momento en el que la relación se rompe, la resistencia de cualquiera de los miembros de la pareja a romper la relación va a ser brutal, si es que al final se deja. A mí esa absorción sentimental me parece muy tóxica. Yo sigo un modelo igual al tuyo, y es verdad que a veces mis padres me han llegado a preguntar si todo iba bien con mi novio :-S como preocupados por si nos estábamos distanciando o algo así… y amigas mías a veces también se han extrañado. Pero claro, luego veo conductas de alguna gente en plan “uy sí, yo le consulto el móvil a mi novio, a ver si va a haber alguna zorra suelta por ahí” y yo, FLIPO :-S

      No te creas, a mí me pasa lo mismo que a ti. Yo he llegado a esa conclusión después de mucho darle vueltas al coco, pero emocionalmente me cuesta mucho el mero hecho de imaginarme a mi novio con otra, aún a sabiendas de que es algo acordado mutuamente y que sólo es atracción sexual. Me pica, y mucho. Yo en ese caso quizá preferiría no saber ni cuándo ni con quién, pero eso seguiría siendo una forma de abordar el problema dando la espalda y desde el miedo, lo cual tampoco mola. No obstante, quizá dando el paso, a lo mejor la primera vez duele muchísimo, pero a lo mejor luego viendo que no pasa nada, que todo sigue como hasta ese momento, a la larga compense. Pero claro, hay que dar el paso y… bfff… vaya trago xD en ese momento la comunicación con la pareja debe de ser plena para no dejarse arrastrar por el miedo y la frustración.

      Yo he visto casos de chicas que combinan novio con “follamigo”… pero la gran diferencia está en que el novio no sabe de la existencia del “follamigo” y, cuando se entera, la chica dice: “es que nunca habíamos dicho que esto fuera exclusivo” xDDD bueno, quizá sea un paso xDDD

  2. daniela says:

    para mi los mitos de amor som interesantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: