“Documentación, por favor”.

Anoche, después de un intenso ágape en el Melo’s y de beber teniendo como melodía de fondo las ralladas mentales de un extraño individuo con el que coexistimos durante largo rato, me pasó algo que nunca me había pasado hasta esa noche. Resulta que justo ayer, hablando con mi novio sobre una petición de documentación que vi en la Glorieta de Cuatro Caminos, me preguntó si alguna vez me habían parado por la calle para pedirme la documentación. Respuesta: “no, nunca“. Pues, ironías de la vida, subiendo por las escaleras del metro de Oporto, pasada la medianoche, un policía nacional me pide la documentación. Yo iba normal, vamos, como siempre, y creo que mi presencia no amenazaba la vida de nadie. Sin embargo, el agente me pidió la documentación. Acto seguido, me dice que me tiene que dejar y se va corriendo a por un chaval que parecía estar bastante ebrio (chaval que tuve que esquivar 2 minutos antes en el andén porque iba haciendo un zig-zag peligroso).

¿Hasta qué punto, sin explicitar una causa justificada, te pueden pedir la documentación por la calle? Sin tener muy claros mis derechos en una situación así, les di mi DNI activando el modo “sí, bwana” y se acabó la historia. Pero vaya, que ya puedo decir que hubo una vez en la que me pidieron la documentación; si llego a hablar de ese tema antes…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: