Movimiento frustrado.

Creo que desde anoche el tema estrella está siendo el caos que se ha generado a partir de la huelga de los controladores aéreos. Como primera impresión, y sin entrar a valorar aspectos legales -un terreno subterráneo como el que más- decir que, si bien parecía que el colectivo de controladores pretendía poner en jaque a la institución reguladora de las condiciones laborales, al final todo se ha tornado en el peor resultado para las reivindicaciones de este colectivo: el rechazo del pueblo, de la ciudadanía. En cualquier movimiento social que pretenda generar cambios de abajo a arriba (de trabajadores hacia instituciones) contar con el apoyo del pueblo es decisivo para que, a base de la fuerza de las mayorías populares, se genere una dualidad categórica que propicie el cambio social: “nosotros“, el grupo oprimido y “vosotros“, el grupo que oprime.

Sin embargo, con este movimiento por parte de los controladores, han conseguido que el pueblo se alíe en la misma categoría de la institución a la que se pretendía presionar para lograr un cambio en las condiciones laborales. Ahora, el panorama es “nosotros” los afectados, los ciudadanos que queríamos irnos de vacaciones y el gobierno, sufridor de un chantaje, y “vosotros“, los controladores que “ganáis unos sueldazos y solamente sabéis quejaros a base de joder a la gente trabajadora” (como ejemplo de afirmación suave que he leído en la página de César Cabo en Facebook). En mi opinión, creo que este es el peor resultado para cualquier movimiento social: el hecho de perder el apoyo del pueblo y el hecho de haber generado una imagen tan negativa a día de hoy les va a costar muy caro de cara a reintentar algún movimiento de cambio en el futuro.

Para quienes quieran conocer algo más sobre las condiciones laborales del colectivo de controladores, dejo este link. Añadir a esta pequeña opinión que quedarse enquistado en la atribución de culpabilidad nos aleja de averiguar y de comprender la responsabilidad específica de los agentes implicados en este conflicto, que no son más que el colectivo de controladores y la institución competente en lo que respecta a las últimas medidas sobre las condiciones laborales y el futuro de AENA. Pero, como en toda crisis psicológica, primero toca expresarse emocionalmente, soltar la impotencia, la rabia, la tristeza que produce una situación así; después, llegarán los argumentos, pero paso a paso ;-).

Anuncios

4 Responses to Movimiento frustrado.

  1. Isma says:

    Mira que yo suelo ponerme del lado de los trabajadores en estos casos. De hecho fui de los pocos que apoyaron la famosa huelga de conductores de metro porque no me parecía de recibo que cuando quieran hacer huelga les obliguen a mantener unos servicios mínimos que no son tan mínimos y su impacto se note bastante menos de lo que debería (eso en realidad es limitar su derecho). Al final fue ese paso lo que hizo que les tomaran en serio y se sentaran a negociar.

    Pero es que lo de los controladores ya es demasiado, no es normal que cada vez que haya un periodo vacacional jodan a la gente de esa manera. Al final ha pasado justo lo que dices, que se han quedado solos y tienen a todo el mundo en contra. Es verdad que es en esas fechas cuando más daño hacen, pero si hicieran paros fuera de periodos vacacionales también harían daño (viajes de negocios etc) y quizá no se le hubiera puesto todo el mundo en contra. Yo desde luego yo cada vez que reservo un vuelo para el verano o semana santa me echo a temblar porque no sé con qué saldrán estos capullos 😄

    • Shaulah says:

      Esta huelga está siendo muy dramática, porque ya no es que llegues tarde al trabajo o a clase, como en el caso de la huelga de metro, es que esta huelga te está privando de reencontrarte con tu familia o de disfrutar de unos días de vacaciones; toca más hondo y de ahí que les esté saliendo el tiro por la culata, porque con esta acción están perjudicando al mismo colectivo al que ellos mismos pertenecen: los trabajadores. Veo mal final a esto, al final no conseguirán reivindicar su situación y van a conseguir ser un colectivo completamente denostado por la sociedad…

  2. V says:

    Grande, Nelly 😉

    Justo anoche debatíamos en casa este mismo punto. Ya hablaremos más adelante, pero la maniobra se les está torciendo a los controladores. Esta mañana profeticé que tendrían una baza si ganaban tiempo suficiente como para que la ciudadanía culpase al Gobierno de ineficacia (además, Rajoy echó un “cable” en este sentido) y los controladores aprovechasen ese momento de giro para visibilizar sus reivindicaciones. Sin embargo, parece que van a ser reprimidos rápidamente, que era la baza del Gobierno para evitar el punto anterior (por favor, prestad atención a las declaraciones de Rubalcaba tras declarara el Estado de Alarma, donde se esmera en destacar que los controladores no pejudican al Gobierno sino a los ciudadanos).

    Ya hablaremos más adelante, sí, pero la represión no va a solucionar el conflicto. Yo personalmente espero un re-escalamiento en Navidad, a menos que haya profundas reformas o negociaciones por el camino…

    • Shaulah says:

      Está claro que este giro le ha venido genial al gobierno para eximirse de responsabilidad en el conflicto. Ahora mismo tienen a toda la sociedad (+ gobierno) en su contra… salvo los sindicatos (el propio, UGT y CC.OO.). Tendrán que negociar duro sindicatos y gobierno si quieren propiciar un cambio, aunque creo que la imagen tan negativa que se ha generado sobre este colectivo ya no se la quita ni Cristo :-S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: