Explorar para comprender.

Siempre quise ser como él. Yo, siempre incordiando, siempre haciendo trastadas y, sin embargo, él siempre me sonreía y me abrazaba. Me ponía límites, se enfadaba conmigo cuando hacía cosas que no tenía que hacer, pero nunca sentí que dejara de quererme por no ser una chica ejemplar. Su objetivo no era que llegara a serlo algún día, sino que me desarrollara como persona, a través de una serie de valores que guiarían mi vida, tanto hacia mi propio bienestar individual, como hacia el bienestar social.

Ahora ya no soy esa niña irreverente, sino que me encuentro en el papel de él, en la carne del educador y no en la del educado. Generalmente, no me cuesta sonreír y, aún no costándome, en muy breve tiempo, noté que empezaba a ser un sacrificio, precisamente, con esos niños que son como yo era cuando tenía más o menos su edad. Yo tengo una máxima: si la vida no tiene sentido, si simplemente vivir es sobrevivir, que al menos sea un sobrevivir agradable. Así pues, cuando noto que algo no me sale natural, que algo me incomoda o me hace sentir mal, es el momento de mirar hacia dentro y ver qué es lo que está impidiendo sobrevivir agradablemente. Busqué, escribí, leí. Volví a buscar y me topé con esta frase:

“Ámame cuando menos lo merezca, porque es cuando más lo necesito”

Y, entonces, comprendí que estaba siendo víctima de una de las afirmaciones más cruentas de esta sociedad: “en la vida, hay gente mala y gente buena“. Una posición esencialista, maniquea, derrotista, fatalista, determinista, simplista, estigmatizadora y estática, que olvida la construcción del individuo a partir de sí mismo y de su entorno social. Olvidar las biografías, emitir juicios morales y atender únicamente al presente y a cómo ese presente nos afecta a cada uno de nosotros es fácil, muy fácil. Lo difícil, lo realmente difícil, es caminar en el margen de lo evidente para poder ver a la persona desde una óptica que la legitime, lejos de estereotipos y prejuicios, para poder comprender por qué piensa lo que piensa, por qué siente lo que siente y por qué hace lo que hace. Se supone, que en eso los psicólogos (o los proto-psicólogos, como yo) son unos maestros, o al menos se supone que para eso, a parte de otras cosas, nos formamos. Pero, sí es verdad, que antes que psicólogos, somos seres humanos, y para bien o para mal, cualquier psicólogo lleva más horas de experiencia siendo humano que profesional.

Tras esta reflexión, establecí algunos cambios para poder recuperar la sonrisa genuina con esos niños que tanta lata dan. Y la recuperé. Ellos lo notaron y quizá, más allá de los objetivos pedagógicos marcados para ese día, el hecho de sentirme cómoda y que ellos se sintiesen a gusto conmigo fue, sin duda, el mayor logro. Aunque sólo sea porque alguien confió en mí cuando cualquier otra persona podría haber pensado que era un “caso perdido”, yo también quiero dar esa oportunidad a esos otros tantos niños irreverentes a los que, más tarde, cuando sean mayores, las instituciones políticas y sociales se dedicarán a culpabilizarles por no haber seguido el sendero de la normalidad, de lo que se considera exitoso y correcto, emitiendo juicios morales y olvidando las biografías, tanto de las víctimas como de los victimarios, una y otra vez, para así hacer justificable lo injustificable: la exclusión de determinados sectores de la sociedad, por un lado, y la protección de determinadas torres de marfil, por otro.

2 Responses to Explorar para comprender.

  1. V dice:

    No sé quién es él, pero también quiero parecerme🙂 Este post es bello, humano e irracional, afortunadamente, muy afortunadamente, irracional😉

    “Dicen, que de todos los animales de la Creación, el hombre es el único que bebe sin tener sed, come sin tener hambre y habla sin tener nada que decir… Por eso, es mejor forjar el alma que amueblarla”

    “And did you exchange a walk on part in the war for a lead role in a cage? And did they get you to trade your heroes for ghosts?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: