También la lluvia.

Ayer (el domingo, que técnicamente ya es martes) estuve en el cine y analizando la cartelera, vi que entre todos los truñetes palomiteros, había una peli que parecía merecer la pena ver: También la lluvia. Es la película que han elegido para representar a España en los Óscar y la verdad es que no es para menos; me ha parecido una película genial.

Sinopsis (fuente: filmaffinity.com)

Sebastián y Costa, ambos en la treintena, se han propuesto hacer una película sobre uno de los más grandes personajes de la historia, Cristóbal Colón. Mientras que Sebastián, que es el director, quiere desmitificar al personaje presentándolo como un hombre ambicioso que se dedica a la búsqueda de oro, al tráfico de esclavos y a la explotación de los indígenas; a Costa sólo le importa ajustar la película al modesto presupuesto del que disponen, si es preciso rodando en Bolivia, uno de los países más baratos y con mayor población indígena de Hispanoamérica. Finalmente, deciden rodar en la ciudad de Cochamba y alrededores, donde la privatización y venta del agua a una multinacional está sembrando el descontento entre la población. La película avanza con dificultad mientras la violencia crece de día en día hasta que toda la ciudad explota en la tristemente famosa Guerra Boliviana del Agua (ocurrida en abril del año 2000). Quinientos años después del descubrimiento de América, palos y piedras se enfrentan de nuevo al acero y la pólvora de un ejército moderno. Solo que esta vez no luchan por el oro, sino por el más simple de los elementos vitales: el agua. Pasado y presente, ficción y realidad, se mezclan y toman forma a través de las decisiones y del enfrentamiento entre dos hombres jóvenes cuyas conciencias les guiarán hasta donde nunca hubieran imaginado.

Una muy buena crítica social que representa muy bien varios conflictos sociales a la vez: el colonialismo de Latino América de hace 500 años; el imperialismo moderno sobre, en este caso, el pueblo boliviano; y el capitalismo feroz que se apropia de un bien común y natural como es el agua para generar beneficios a costa de explotar y perpetuar la pobreza. Toda esa crítica social se engarza en un argumento repleto de pensamientos especulares que hace que no se caiga ni en el “buenismo” de unos ni en el “malismo” de otros. Me ha parecido sublime esa forma de representar el problema, además de esa mezcla de cine dentro del cine, de documental dentro del cine y esos saltos perfectamente medidos que van de la acción al drama o a la comedia. Y qué decir de los personajes: la evolución del personaje que retrata Luis Tosar es genial, así como el papel que encarna Karra Elejalde.104 minutos de película que no cansan, no aburren y no son predecibles, sino todo lo contrario.

Una película que recomiendo a todo el mundo🙂

2 Responses to También la lluvia.

  1. Isma dice:

    Ey yo también la ví el domingo! jaja. Me gustó mucho también. Como dices, hace muy bien el paralelismo entre la explotación sufrida durante la colonización y la misma explotación (disfrazada) que perdura en el presente por parte de su gobierno y hasta de los productores de la película (la escena en la que habla Tosar en inglés y le entiende).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: