El arte de hacer críticas (y encima, quedar bien).

Haciendo un poco balance del blog, he descubierto que tengo poquísimos posts de lo que más tiempo dedico al día: la psicología. Así pues, me pongo manos a la obra para nutrir un poco ese apartado. Estos posts sobre psicología hay que cogerlos con pinzas: esto no pretende ser un curso express de “hágase psicólogo en 4 horas”, sino simplemente unos consejos que están fundamentados por un marco teórico y conceptual; vamos, que no son consejos provenientes “de la práctica“, o “de los años“, o “de lo que la vida me ha enseñado“. Dejando eso claro, al lío.

Hoy voy a hablar sobre un problema muy típico: cómo hacer una crítica. Seguro que más de una vez hemos querido decir algo que nos molestaba a alguien, desde cosas tan peregrinas como que nos desagrada su aliento, a cosas más complejas como puede ser decirle a alguien que deje de hacernos bromas pesadas y/o de mal gusto delante de unos amigos o familiares.

En primer lugar, algo que hay que tener siempre muy presente es nuestro estilo de comunicación ante aquellas situaciones que nos descolocan; es decir, ¿cómo verbalizo una situación que me genera malestar? Por regla general, el común de los mortales nos ubicamos en alguno de estos polos:

  • Estilo pasivo: Es aquel estilo caracterizado por no expresar lo que se siente o se piensa. Se tiende a priorizar el valor de la relación interpersonal antes que las propias necesidades. Se tiende a dar muchos rodeos cuando se quiere pedir algo. En definitiva, es un estilo que no se caracteriza por ser directo, claro y honesto, sino por todo lo contrario. De alguna forma, el estilo sumiso mantiene los conflictos, ya que al no expresar las necesidades, desde fuera parece que no ocurre nada y que todo está bien. Como ejemplo, inventemos a Pepe y a María. Recientemente, en una reunión con la familia de Pepe, María hizo una broma que le sentó mal a Pepe y con la que, desde su punto de vista, se sintió humillado delante de su familia (aunque su familia rió la gracia). Sin embargo, Pepe no ha comentado nada a María por miedo a que se enfade con él, aunque no ha tardado en estar cada vez más callado, cosa que María ha notado, llegándole a preguntar: “¿estás bien? te noto raro estos días” a lo que él le decía un constante “no, no, tranquila, estoy bien“.
  • Estilo agresivo: Es aquel estilo en el que se priorizan las necesidades personales antes que la relación interpersonal. Se tiende a la imposición de los propios criterios y hay tendencia a culpar a los demás de todos los males. No se suele tener en cuenta que las palabras pueden herir a los demás. Por regla general, este estilo inicia los conflictos. Como ejemplo, volvamos a la situación del caso anterior, salvo que, en vez de ser Pepe y María, ahora son Antonio y Ana. Cuando Ana hace la broma, Antonio no se calla y delante de toda su familia, le dice: “¿Perdona? ¿Pero tú quién te has creido que eres? Imbécil… mira, ¿eh? como me vuelvas a soltar otra así… vamos, vete a reirte de otro, idiota, me vuelves a decir esto y es que flipas…“. Bueno, he sido muy políticamente correcta con el diálogo.

¿Te ubicas en alguno de estos estilos? Hay que decir que no son estilos puros y suele ser bastante típico tener un estilo pasivo-agresivo, que es cuando tragamos durante mucho tiempo una situación que nos incomoda hasta que no podemos más y soltamos nuestro malestar de una forma agresiva.

Bueno, pues ahora viene la mala noticia: si bien estos estilos de comunicación son muy típicos y naturales (y en algunos contextos pueden llegar a ser hasta adaptativos) no nos van a ayudar mucho a la hora de hacer una crítica a alguien. El pasivo porque no podría hacerla, y el agresivo porque corre el riesgo de cargarse la relación o de deteriorarla. Para ello, debemos tener en cuenta un tercer estilo comunicativo que cogería las cosas buenas de ambos estilos: y ese no es más que el estilo asertivo.

La asertividad es un estilo de comunicación del que se habla mucho y sobre el que gira mucho marketing.Aprenda a ser más asertivo en 2 horas“, “El manual definitivo de la asertividad“, “Aprenda a ser asertivo mientras duerme“, etc. Son exageraciones personales, pero no deja de tener algo de razón. Hay que decir que ser asertivo es difícil porque es un tanto antinatural. Cuando alguien nos hace una crítica, generalmente la percibimos como una amenaza y, ante las amenazas, actuamos para protegernos. A nadie le gusta que le digan que le huele el aliento o que hace bromas pesadas. Las críticas pueden entrar en conflicto con nuestro autoconcepto, suponiendo una potencial brecha para nuestra identidad. Y de igual forma, cuando hacemos una crítica, tenemos que tener presente que el mismo proceso que nos sucede a nosotros, la persona a la que hagamos la crítica, pasará por lo mismo, de ahí la importancia de saber decir una crítica desde un punto de vista asertivo. En este aspecto (y para otros tantos) es muy importante conocerse muy bien (fortalezas, debilidades y límites) de cara a recibir críticas y adquirir la habilidad de ponernos constantemente en el punto de vista del otro sin perder nuestra propia vivencia de los hechos. Sin eso, ya podemos hacer mil talleres de asertividad que, ante cualquier situación, nos saldrá el “venazo”. Recuerda: igual de importante es mantener el bienestar de una relación interpersonal como lo es la defensa de nuestras necesidades, y ahí el estilo asertivo nos ayudará mucho.

Pero, ¿cómo hacer una crítica desde un estilo asertivo? Pues a eso voy, después de contar todo esto (pero que lo consideraba importante, vaya). Vamos a suponer que le quiero decir a una amiga que me molesta mucho su mal aliento (problema típico donde los haya pero que todos callamos; si somos capaces de decir esto, creo que seremos capaces de hacer cualquier tipo de crítica). Vamos allá.

  1. Describir la situación: Lo primero de todo es ubicar un poco a la persona. Una fórmula del estilo: “te tengo que contar algo que es incómodo para mí y te lo digo desde la confianza que tenemos tú y yo” podría ser un ejemplo. En esa fórmula expresamos nuestros sentimientos y a la vez enfatizamos la relación que nos une con la persona. En todo el proceso de decir la crítica es importante enfocar la comunicación desde el “yo” y el “nosotros”, pero nunca desde el “tú”. Ahora veremos a qué me refiero.
  2. Expresar sentimientos: Como comentaba, toda la comunicación tiene que ir guiada desde el “yo” y el “nosotros”, desde el “yo me siento…”, el “yo pienso…“, el “nuestra relación…“, “nuestra comunicación…“, pero jamás de los jamases desde el “es que tú…“. Los mensajes “yo” y “nosotros” dan sentido de honestidad, confianza y pertenencia; los “mensajes tú” enjuician y hacen sentirse cuestionada la persona que los recibe. Una forma poco adaptativa de decir las cosas sería: “es que te huele mal el aliento; lo que tendrías que hacer es ir al médico o comprarte unos chicles. A mi madre le pasaba lo mismo y le fueron bien unas infusiones, si quieres te digo cuáles son“. Desde los mensajes “yo” y nosotros” podría ser algo así como: “desde hace un tiempo me siento un poco incómoda con tu aliento cuando hablamos juntas“. Claro, sin rodeos y apelando a nuestros sentimientos y a nuestra relación.
  3. Empatizar: Acto seguido, es importante empatizar con la otra persona, porque pensemos que en ese momento en que hemos dicho la crítica, puede sentir bastante vergüenza. “Me imagino que esto que te comento te puede hacer sentir mal, pero te lo comento desde la confianza que nos une y con el objetivo de sentirnos bien cuando estemos juntas, ya que disfruto mucho de tu compañía“. Es importante amortiguar el impacto desde los sentimientos que nos pueden unir a esa persona.
  4. Pedir cambios: Tras haber manifestado nuestra situación, nuestros sentimientos y después de haber arropado a la persona desde la empatía, es importante dar la opción a elegir el cambio: “¿cómo te ha llegado lo que te he comentado? ¿cómo crees que podríamos cambiar esta situación?“. Los mensajes del tipo: “tú lo que tendrías que hacer es…“, “no te sientas así…” o “no pienses eso y piensa mejor que…” jamás de los jamases: nunca se le tiene que decir a la gente cómo se tiene que sentir, qué es lo que tiene que pensar y qué es lo que tiene que hacer. JAMÁS. Ya puedes ser el mismísimo Dios en la tierra que, ni tan siquiera con esas, tendrías la potestad de dar esa clase de órdenes a la gente.
  5. Ofrecer alternativas: Si a la persona no se le ocurre nada, podemos ofrecer nosotros alguna idea: “se me ocurre que quizá sería buena idea consultar con un profesional… ¿cómo lo ves?“. En ese ofrecimiento de alternativas, es muy importante siempre contar con el punto de vista del otro, preguntándole cómo lo ve, qué piensa, cómo se siente con esa decisión y cómo lo va a hacer.

En cualquier acto comunicativo, es muy importante siempre tratar de ser lo más honesto y coherente posible. Al actuar de esta forma, estamos dando control a los demás sobre nuestros actos, percibiéndonos como personas cercanas y de confianza. Si tras toda la comunicación de la crítica la persona nos ha llegado a agradecer el hecho de decirle la situación que estaba sucediendo, hemos conseguido el objetivo principal del estilo asertivo: manifestar nuestras necesidades manteniendo nuestras relaciones interpersonales a salvo. Aprender a hacer críticas lleva tiempo y no siempre sale bien a la primera; pero como todo en esta vida, es práctica, práctica y más práctica. Espero que la próxima crítica que quieras hacer a alguien salga bien🙂.

2 Responses to El arte de hacer críticas (y encima, quedar bien).

  1. Necro dice:

    Mira, espero que no te siente mal pero este artículo me parece un tanto………. realmente me gusta excepto por……… pero no te preocupes que quizá en el próximo podrías enfocarlo……

    Ahora en serio… muy interesante leer las reflexiones de lo que uno ha pensado/hecho más de una vez 🙂

    • Shaulah dice:

      Es complicado hacer una crítica, verdad? xDDD

      Ostras, ojalá pudiera decir que son reflexiones personales! Pero lo cierto es que no, no soy más que un mero transmisor de apuntes de profesionales que sí saben realmente de esto😉 yo aun sigo metiendo mucho la zarpa cuando quiero hacer una crítica! xDDD

      Saludiños!😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: