Un respiro.

Llevo unos días bastante raros en los que no me concentro, no rindo, duermo mal, me duele la cabeza y tengo esa sensación de náusea a medida que se acerca la noche. Hoy ya ha sido la señal de alarma para pensar que algo no está yendo bien: me he bajado en la estación de Oporto como una autómata cuando esa no era mi dirección y cuando me he querido dar cuenta me he preguntado: “¿pero qué hago aquí?“. De hecho, el otro día casi termino en Alcobendas de camino a la universidad por culpa de quedarme absolutamente empanada por el cansancio que llevaba encima.

“La fatiga puede ser una respuesta normal e importante al esfuerzo físico, al estrés emocional, al aburrimiento o a la falta de sueño. Sin embargo, también puede ser un signo inespecífico de un trastorno psicológico o fisiológico más grave. Cuando la fatiga no se alivia con el hecho de dormir bien, nutrirse bien o tener un ambiente de bajo estrés debe ser evaluada por un médico. La fatiga es un síntoma común y por lo general no se debe a una enfermedad grave” (fuente: MedLine).

Necesito un respiro. Ya pasé por una situación parecida hace tiempo y no terminó demasiado bien para mi salud, así que toca parar, coger aire, y luego, a seguir corriendo, ¡que con la salud no se juega!😉

3 Responses to Un respiro.

  1. Psycoloca dice:

    Yo creo que tomarnos unas cañas en el gallego de las croquetas ayudaría…😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: