Caliente caliente eoo, caliente caliente oaa: la temperatura del ordenador.

Como rezaba aquella canción de Raffaella Carrà, mi ordenador de sobremesa, cuando empieza a llegar el buen tempecito, se empieza a calentar más de lo normal. No llega al record batido por mi primer portátil (en reposo, 75ºC y en uso, 90ºC, con la correspondiente cremación inmediata de los dedos), pero los ventiladores a todo trapo me resultaban un tanto cansinos. Eso, mezclado con que algo decidió hacer “crack” en el sistema operativo, pues llevaba varios meses sin usarlo ya que no encontraba un momento para arreglarlo. He estado utilizando en sustitución mi notebook durante varios meses (como unos 3 y pico), hasta que el otro día mi madre me dijo: “¿por qué ahora ya no usas el grande?” y fue cuando dije que tenía que buscar un hueco de una vez para ponerme manos a la obra y así solucionar los problemas que tenía.

 

Mi sobremesa resucitado, tras varios meses en coma.

Mi sobremesa no es un ordenador típico de pantalla + torre, sino que es un ordenador de esos en los que la propia pantalla están integrados los componentes de lo que sería la torre. Vamos, como un iMac, pero sin ser ni un Mac ni tan molón, sino un Sony Vaio vulgar y ordinario. Elegí en su día este ordenador principalmente por un motivo: espacio. Tengo una habitación grande, pero la distribución es tan sumamente mala que una torre estorba en cualquier sitio. Sabía a lo que me exponía al elegir un modelo así de ordenador, y uno de ellos es el tema de la temperatura, pero bueno, como no juego y lo único que utilizo es el navegador, el procesador de textos y el reproductor de vídeos, pues pensé que iba sobrada.  El primer año con él muy bien, ya que bajé de una temperatura normal de trabajo de 85ºC (anterior portátil) a 55ºC xD, pero cuando llegó el verano, empezó a calentarse más y el ruido de los ventiladores empezaba a resultar molesto. La temperatura fue aumentando progresivamente con el paso del segundo año, hasta quedarse en una temperatura normal de trabajo de 65ºC, como media entre la temperatura del micro y la gráfica; el resto de componentes ni idea. La limpieza de este ordenador no deja mucho margen, ya que la carcasa no posee ranuras lo suficientemente anchas como para emplear una cánula de aire comprimido y tampoco está muy a mano (y, sinceramente, me da miedito) abrir el ordenador para limpiarle bien las tripas. Así pues, me limitaba a pasarle un trapito para quitarle el polvo que se acumulaba encima. Hasta hoy, que se me ocurrió hacer una cosa: una cosa absolutamente mundana, pero que hasta la fecha no lo había contemplado como posibilidad.

 

Cambié la versión del sistema operativo que tenía (una Ubuntu 8.04… sí que estaba desfasada yo xD) por la 10.10, así que solucionado el problema por el que un día decidió decirme “hasta pronto”. Pero, esto no iba a solucionar el problema de la temperatura. Así pues, como hoy estuve haciendo mi zafarrancho primaveral, que implica el cambio de ropa de invierno por la de verano, así como la limpieza profunda de la habitación, vi a la aspiradora como la solucionadora de mi problema con el ordenador. Tras un ratito aspirando el ordenador, lo vuelvo a encender y, tras un tiempo de trabajo, el veredicto final: 58ºC. Pasar de 65ºC a 58ºC es todo un descenso: sí que se había acumulado mierda en estos años, sí.

Así pues, si tienes un ordenador “enlatado” como el mío, no mires con malos ojos la aspiradora de casa. Pásala por las ranuras que tengas de ventilación (con el ordenador apagado y desenchufado, a ver si vamos a hacer algún destrozo) que algo de polvo se lleva. Y por último, una cosita muy fácil para saber qué temperatura tiene nuestro ordenador si estás utilizando Ubuntu.

Para instalar lm-sensors: sudo apt-get install lm-sensors
Para detectar sensores: sudo sensons-detect
Para instalar el applet de panel: sudo apt-get install sensors-applet

Ya sabes, cada vez que le pegues un repaso a la habitación con la aspiradora, aprovecha😉

2 Responses to Caliente caliente eoo, caliente caliente oaa: la temperatura del ordenador.

  1. Ramiro dice:

    Si quieres, un día te puedo echar una mano a limpiarlo por dentro, que no va a morder.😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: