La indignación de Stéphane Hessel.

 

Stéphane Hessel

 

El otro día llegó a mis manos ese pequeño manifiesto que tanto éxito ha cosechado en estos últimos meses: ese pequeño libro de Stéphane Hessel llamado “Indignáos”. Me lo leí en el trayecto desde mi casa a la universidad y la verdad es que, lejos de considerarlo una joya, sí me ha parecido una lectura necesaria en los tiempos que corren. Hessel deja patente su pensamiento existencialista, insistiendo mucho en la recuperación de los valores de la resistencia francesa, y también construyendo en el acto de indignarse aquéllo que debe de guiar el sentido de nuestras vidas, en particular para aquéllos que somos etiquetados como jóvenes. Alrededor de ello, algunas reflexiones sobre el terrorismo y la no-violencia como mecanismo de cambio social.

En líneas generales me ha gustado, en especial una de las frases que creo que resume la idea que Hessel trata de transmitir una y otra vez en este pequeño manifiesto:

” Os deseo a todos, a cada uno de vosotros, que tengáis vuestro motivo de indignación. Es algo precioso. Cuando algo nos indigna, como a mí me indignó el nazismo, nos volvemos militantes, fuertes y comprometidos”.

Hay muchos motivos para indignarse con este mundo en el que vivimos, por lo que la indiferencia es una actitud que no tiene cabida a menos que hayamos caído en una asunción fatalista de la realidad; una asunción bajo la cual se considera que no se puede hacer nada dado que nuestro poder percibido para iniciar el cambio es nulo y todo queda bajo designios incontrolables y cargados de incertidumbre. A sus 93 años, y tras haber sobrevivido al nazismo, Hessel aún sigue teniendo motivos para indignarse: en su caso, el conflicto palestino-israelí, ¿y cuál es el nuestro? ¿de verdad hemos tomado conciencia de qué es lo que nos cabrea?

Si aún no has encontrado tus motivos para indignarte y pasar a la acción, tan sólo hay que consultar la prensa diaria: políticas de austeridad que se piden a la población pero que no se aplican a la clase política; recortes en prestaciones básicas y sociales; un futuro laboral nada halagüeño para quienes pretendemos incorporarnos al mundo laboral en breve. Basta ya de seguir tragando una situación que es de todo punto insostenible.

“Es nuestra obligación velar todos juntos para que nuestra sociedad siga siendo una sociedad de la que podamos sentirnos orgullosos, y no esta sociedad de indocumentados, de expulsiones, de sospechas con respecto a la inmigración; no esta sociedad en la que se ponen en cuestión las pensiones, los logros de la Seguridad Social; no esta sociedad donde los medios de comunicación están en manos de los poderosos. Todas estas son cosas que habríamos podido apoyar si hubiéramos sido verdaderos herederos del Consejo Nacional de la Resistencia”.

Enlaces | Indignáos, de Stéphane Hessel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: