Caliente caliente eoo, caliente caliente oaa: la temperatura del ordenador.

Como rezaba aquella canción de Raffaella Carrà, mi ordenador de sobremesa, cuando empieza a llegar el buen tempecito, se empieza a calentar más de lo normal. No llega al record batido por mi primer portátil (en reposo, 75ºC y en uso, 90ºC, con la correspondiente cremación inmediata de los dedos), pero los ventiladores a todo trapo me resultaban un tanto cansinos. Eso, mezclado con que algo decidió hacer “crack” en el sistema operativo, pues llevaba varios meses sin usarlo ya que no encontraba un momento para arreglarlo. He estado utilizando en sustitución mi notebook durante varios meses (como unos 3 y pico), hasta que el otro día mi madre me dijo: “¿por qué ahora ya no usas el grande?” y fue cuando dije que tenía que buscar un hueco de una vez para ponerme manos a la obra y así solucionar los problemas que tenía.

 

Mi sobremesa resucitado, tras varios meses en coma.

Mi sobremesa no es un ordenador típico de pantalla + torre, sino que es un ordenador de esos en los que la propia pantalla están integrados los componentes de lo que sería la torre. Vamos, como un iMac, pero sin ser ni un Mac ni tan molón, sino un Sony Vaio vulgar y ordinario. Elegí en su día este ordenador principalmente por un motivo: espacio. Tengo una habitación grande, pero la distribución es tan sumamente mala que una torre estorba en cualquier sitio. Sabía a lo que me exponía al elegir un modelo así de ordenador, y uno de ellos es el tema de la temperatura, pero bueno, como no juego y lo único que utilizo es el navegador, el procesador de textos y el reproductor de vídeos, pues pensé que iba sobrada.  El primer año con él muy bien, ya que bajé de una temperatura normal de trabajo de 85ºC (anterior portátil) a 55ºC xD, pero cuando llegó el verano, empezó a calentarse más y el ruido de los ventiladores empezaba a resultar molesto. La temperatura fue aumentando progresivamente con el paso del segundo año, hasta quedarse en una temperatura normal de trabajo de 65ºC, como media entre la temperatura del micro y la gráfica; el resto de componentes ni idea. La limpieza de este ordenador no deja mucho margen, ya que la carcasa no posee ranuras lo suficientemente anchas como para emplear una cánula de aire comprimido y tampoco está muy a mano (y, sinceramente, me da miedito) abrir el ordenador para limpiarle bien las tripas. Así pues, me limitaba a pasarle un trapito para quitarle el polvo que se acumulaba encima. Hasta hoy, que se me ocurrió hacer una cosa: una cosa absolutamente mundana, pero que hasta la fecha no lo había contemplado como posibilidad.

 

Cambié la versión del sistema operativo que tenía (una Ubuntu 8.04… sí que estaba desfasada yo xD) por la 10.10, así que solucionado el problema por el que un día decidió decirme “hasta pronto”. Pero, esto no iba a solucionar el problema de la temperatura. Así pues, como hoy estuve haciendo mi zafarrancho primaveral, que implica el cambio de ropa de invierno por la de verano, así como la limpieza profunda de la habitación, vi a la aspiradora como la solucionadora de mi problema con el ordenador. Tras un ratito aspirando el ordenador, lo vuelvo a encender y, tras un tiempo de trabajo, el veredicto final: 58ºC. Pasar de 65ºC a 58ºC es todo un descenso: sí que se había acumulado mierda en estos años, sí.

Así pues, si tienes un ordenador “enlatado” como el mío, no mires con malos ojos la aspiradora de casa. Pásala por las ranuras que tengas de ventilación (con el ordenador apagado y desenchufado, a ver si vamos a hacer algún destrozo) que algo de polvo se lleva. Y por último, una cosita muy fácil para saber qué temperatura tiene nuestro ordenador si estás utilizando Ubuntu.

Para instalar lm-sensors: sudo apt-get install lm-sensors
Para detectar sensores: sudo sensons-detect
Para instalar el applet de panel: sudo apt-get install sensors-applet

Ya sabes, cada vez que le pegues un repaso a la habitación con la aspiradora, aprovecha 😉

Anuncios

Instalar y configurar VM VirtualBox 4.0.2 en Ubuntu Netbook Edition 10.04.

Para todas esas aplicaciones que sólo funcionan bajo Windows, a la hora de decidir utilizar una alternativa a ese sistema operativo, tenemos un serio problema porque, si bien para la mayoría de programas al uso hay una alternativa (Word vs. Writer, Photoshop vs. Gimp, Nero vs. K3b, etc.) hay algunos programas más concretos y específicos que no la tienen. Así pues, tenemos dos opciones: (1) hacer una doble partición en el disco duro, teniendo en una partición un sistema Windows y en la otra particición otro sistema, o bien (2) instalar una máquina virtual para virtualizar un sistema Windows mientras estamos bajo el entorno del sistema que hemos decidido utilizar como alternativa a Windows. Sin duda, esta última opción es mucho más cómoda, aunque pueda resultar un poco rara al principio. En mi caso, quiero hacer esta segunda opción en un netbook que utilizo a diario y en el que tengo instalado Ubuntu Netbook Edition 10.04. Así pues, a continuación doy los pasos para instalar una máquina virtual (en este caso, VM VirtualBox) en Ubuntu y en la que tendremos instalado un Windows XP que nos permitirá correr aquellas aplicaciones que de ninguna otra forma podríamos utilizar en Ubuntu o en cualquier otra distribución de Linux. Vamos con ello ;-).

Estos pasos son para VirtualBox descargado desde la web, no desde los repositorios de Ubuntu. Al parecer, éste último, da problemas con los puertos usb. Si tienes VirtualBox descargado desde los repositorios, desintálalo y sigue los pasos siguientes.

  1. Descarga e instalación de VM VirtualBox. Nos vamos a esta web y descargamos la versión de VirtualBox que corresponda con nuestro sistema operativo. En nuestro caso, pinchamos en “VirtualBox 4.0.2 for Linux hosts” y allí seleccionamos la versión de Ubuntu que estemos manejando. Nos descargará un archivo .deb, así que cuando ya lo tengamos, doble click e instalación del paquete.
  2. Creación de una máquina virtual. Una vez hemos instalado el paquete en nuestro ordenador, nos vamos a Herramientas del sistema > Oracle VM VirtualBox para ejecutar la aplicación. Al ejecutarse por primera vez, aparecerá un asistente de configuración muy sencillo y sobre el que hay poco que añadir. A través de este asistente, se crean las máquinas virtuales que nosotros necesitemos. En mi caso, he creado una para Windows XP. Al finalizar el asistente, se tiene que ver algo parecido a la captura.
  3. Creando la máquina virtual.

  4. Gestionando problemas. Si todo se hace con el asistente, ¿qué sentido tiene este post? xD bueno, es que ahora vienen los problemitas. Si queremos ejecutar la máquina para empezar a instalar Windows, nos aparecerá el siguiente mensaje de error.

    Error.

    Las instrucciones son muy claras, así que las seguimos: (1) Instalamos el paquete DKMS, para ello, Sistema > Gestor de paquetes Synaptic y buscamos el paquete DKMS. Instalamos el que está verde en la captura. Una vez hecho esto, (2) abrimos un terminal (Accesorios > Terminal) y escribimos lo que sigue: sudo /etc/init.d/vboxdrv setup. Nos pedirá la contraseña y él empezará a hacer su faena. Una vez hecho esto, una última cosa (3) nos vamos a gestión de grupos (Sistema > Usuarios y grupos > Gestionar Grupos). Allí buscamos el grupo “vboxusers“, pinchamos en “propiedades” y añadimos los usuarios que queramos (en mi caso, como sólo tengo un usuario en el ordenador, pues ese).

    (1) Instalación del paquete DKMS.

    (2) Reinstalar el módulo del núcleo.

    (3) Configuración de vboxusers.

  5. Generar una imagen iso de Windows con K3b. Bueno, pues una vez hecho todo esto, lo que nos queda es lo  más jugoso: instalar el propio Windows. Dado que la mayoría de los netbooks no tienen unidad de CD, tendrás que generar una imagen iso en el ordenador para usarla como medio de instalación en vez del clásico CD. Desde Ubuntu se puede hacer con Brasero, aunque parece que en la 10.04 hay un bug para crear imágenes iso, así que la opción más fácil es hacerlo con K3b que no da ningún problema. Si no lo tienes instalado, busca en el Centro de Software de Ubuntu e instálalo. Así pues, para crear esa imagen iso desde K3b, ejecutas K3b y pinchas en “Copy Medium…“. En la pantalla que sale, das en “Only create image” sin olvidar que en la pestaña de “image” tienes que seleccionar una ubicación donde quieres que te guarde la imagen iso (la carpeta temporal que sale por defecto es un poco rollo luego para buscar). Pincha en “start“, esperas un ratejo hasta que esté listo y guarda la imagen iso resultante en un pendrive para llevarlo al netbook.
  6. Creando imagen iso desde K3b.

  7. Instalar Windows: Ahora parece que ya está todo listo para dar el paso. En la pantalla de VirtualBox, doble clic sobre “Windows XP” y nos aparecerá un asistente para ayudarnos a instalar el sistema operativo que queremos virtualizar. Nos pedirá el medio (es decir, la imagen iso de antes) así que pinchamos en la carpetilla de la derecha y buscamos la imagen iso que hemos creado. Aceptamos y comenzará la instalación de Windows. El proceso de instalación es como el de Windows de toda la vida, así que si tienes dudas, consulta en Internet cómo hacerlo.
  8. Instalándose Windows XP.

  9. Habilitar puertos USB. En versiones anteriores de VirtualBox, el asunto de la habilitación de puertos era un poco pesado. Ahora, sin embargo, es mucho más sencillo que antaño. Tenemos que irnos a esta web y descargarnos el “Extension Pack” pinchando en “All Platforms“. Una vez hayamos descargado el pack de extensión, dentro de VirtualBox, nos vamos a Archivo > Preferencias > Extensiones y allí añadimos el paquete de la expansión que nos acabamos de descargar.

    Ventana de instalación de extensiones.

    Extensión ya instalada.

    Después de esto, volvemos a la ventana principal de VirtualBox y pinchamos en “Configuración” y allí habilitaremos los controladores de USB así como los dispositivos que queramos luego montar dentro de Windows. Los dispositivos que salen ahí, en mi caso, son un disco duro portátil, un pendrive y la webcam. En tu caso serán otros, obviamente ;-).

    Añadiendo los dispositivos USB.

    Una vez hecho esto, reinicia el ordenador, ¿por qué? pues no lo sé, pero sólo sé que si no se reinicia, los USB no funcionan de primeras si acto seguido ejecutas la máquina virtual. Si todo ha salido bien, tendrían que salirte con un tick los dispositivos USB, dentro de la ventana de la máquina virtual.

  10. Instalar las Guest Additions. Las Guest Additions nos van a ser muy útiles para no tener que estar capturando y descapturando el ratón, entre otras cosas. Volvemos a la famosa web y nos bajamos las Guest Additions, pinchando en “All Platforms” de la sección corespondiente a Guest Additions. Una vez descargadas, el procedimiento de instalación es el siguiente. Con la máquina virtual corriendo, pinchamos en la parte superior, donde pone Dispositivos > Dispositivos CD/DVD > Seleccionar un archivo de disco virtual de CD/DVD. Allí cargamos la imagen iso que nos hemos descargado de la sección de Guest Additions de la web. Una vez hecho esto, nos aseguramos que a la izquierda aparezca un tick cuando volvemos a Dispositivos > Dispositivos de CD/DVD. Nos vamos al entorno Windows y allí nos vamos a Mi PC > Unidad de CD. Doble clic en el ejecutable de Guest Additions y a esperar que se instale. Pedirá reiniciar Windows y ya estarán listas. Ahora, podrás comprobar con mucho gusto, que no tienes que capturar y descapturar el ratón, sino que lo puedes utilizar indistintamente tanto en tu propio sistema operativo como en el sistema operativo huésped (Windows, en este caso).
  11. ¡A disfrutar de la máquina virtual! Pues eso es todo, espero haberme explicado medianamente bien y que en este paso ya puedas estar disfrutando de tu máquina virtual :).

Artículo interesante sobre gestión de proyectos.

Tras un mes intenso de lectura sobre violencia grupal juvenil (el tema general de mi tesina; el particular aún lo estoy hilando) hablando con mi tutora de cara a la defensa de la tesina me comentó que intentara abandonar el modelo de presentación de “papel y canutillo” para generar otro un poco más dinámico y no tan lineal. A mí me pareció genial la idea, porque me ha tocado leer una tesis doctoral entera y creo que he tenido serias tentaciones de iniciar actos autolíticos; no por los contenidos, ojo, sino por la densidad y exposición de los temas.

Así pues, en mi momento de reflexión de Cercanías Cantoblanco-Atocha, se me ocurrió generar algo parecido a un sistema wiki, de tal modo que siempre, ante cualquier concepto, dato, autor o material multimedia, se pueda interconectar la información y así quede un sistema dinámico, pero haciéndolo de tal modo que exista una cierta linealidad en los argumentos y en la exposición de la temática. Con esa idea en la cabeza, me puse a investigar y di con un artículo que me ha abierto todo un campo sobre este tema y que ojalá le pueda servir a alguien de cara a organizar una tesina o tesis (o un proyecto de investigación con varios grupos, que es hacia lo que está más enfocado este artículo) utilizando la informática. La verdad es que no conocía el campo de la gestión de proyectos (en mi primitiva mente pensaba que era algo así como métodos de búsqueda de financiación), pero me va a ser muy útil.

De momento es una idea, ya iré viendo cómo hacerla realidad y así abandonar el modelo de “papel y canutillo” de verdad (porque sí, porque es un rollo y un asco) ;-).

Artículo: Software libre para la gestión de proyectos de investigación.

Google Calendar, Evolution y Android: feliz unión.

La gente que me conozca personalmente conocerá uno de mis defectos más distintivos: mi inherente tendencia al caos. Creo que sería la peor amiga de un obsesivo-compulsivo, aunque no llegaría a tener amor ciego por un amnésico anterógrado con una terrible filia a la desorganización. Ando a caballo entre ambos polos, y eso hace que termine “desesperando” a mi entorno porque se me olvidan las cosas o porque genero una clase de orden que sólo yo entiendo.

Viendo que mi tendencia al caos empieza a hacerse inmanejable, he vuelto a eso de lo que he llegado a renegar tanto: los horarios. ¿Y qué mejor herramienta que Google Calendar para este propósito? Pues no, no hay mejor herramienta, además viendo que puedo sincronizarlo con mi gestor de correo y con mi cacharrín movilístico, pues genial, es lo que me ha animado a dar el paso de poner un poco de orden a mi entropía.

Si tú también eres de los que protestan cuando alguien te dice: “joer, es que eres un desastre” porque crees que nadie comprende tu forma de entender el orden, apúntate esto 😉

¿Qué es Google Calendar?

Pues es una herramienta de Google para crear tu calendario online. ¿Y para qué sirve? Pues así, a priori, puede parecer una trivialidad eso de tener tu calendario en Internet, pero puede ser muy útil para compartirlo con tu familia, pareja o amigos y así conocer la disponibilidad de unos u otros para organizar algún evento. Pero no sólo puede ser útil de cara a un uso comunitario, sino también para el propio uso personal, porque tener los datos online permite la sincronización de esos datos con otros dispositivos (móviles, PDAs, notebooks, etc.). La opción de tener la información en diversas fuentes es muy interesante, porque en el momento en que te falla alguna de esas fuentes, siempre puedes recurrir a otra para consultar esa información (¿a quién no se le ha perdido la agenda en la que estaban todos los teléfonos de amigos y conocidos y ha tenido que pedir esos datos de nuevo? A mí hace nada… xD).

¿Y cómo creo un calendario desde Google Calendar? Muy fácil:

  1. Si no tienes una cuenta en Google, hay que empezar por tener una cuenta. Si ya la tienes, introduce tus datos en esta web.
  2. Una vez metes tus datos, te saldrá una pantalla de bienvenida, donde tendrás que introducir tus datos. Una vez hecho eso, le das a “continuar“.
  3. Voilá! ya está. Ahora hay que darle un poquito de forma. A la izquierda del todo, donde pone “mis calendarios“, pincha en la flecha que está a la derecha de tu nuevo calendario recién creado. Nos vamos a “configuración del calendario“.
  4. En la pestaña de “Detalles del calendario“, le cambiamos el nombre al que queramos. Añadimos la información que consideremos oportuna en los campos y, si quieres compartir tu calendario con otra persona que no tiene Google Calendar, apunta la dirección privada de tu calendario que viene al final.
  5. En la pestaña de “compartir este calendario” puedes ceder tu calendario a otro usuario de Google Calendar, y además puedes modificar los privilegios que quieras que esa persona tenga sobre el visionado y edición de sus contenidos. Mete su correo y listo. Si quieres hacer tu calendario público (que cualquier persona pueda encontrarlo haciendo una búsqueda por Internet) dale al tick correspondiente (opción que no recomiendo si es un calendario privado, obviamente… pero bueno, de igual manera que hay gente que tiene el perfil de Tuenti o Facebook público, a lo mejor alguien también quiere tener su calendario público ;-)).
  6. En la pestaña de “notificaciones” puedes solicitar que Google te avise de los eventos que añadas en tu calendario vía ventana emergente, vía correo, vía SMS. Yo recomiendo la opción de los SMS a usuarios que no tienen móviles smartphone; son gratuitos y vienen muy bien como recordatorio. Para la opción de los SMS, tenéis que ir abajo del todo, donde pone “Configura tu móvil para recibir las notificaciones” y seguir los pasos que se detallan. Te enviarán un código de activación y, después de todo, podrás confirgurar las notificaciones para que te lleguen en forma de SMS.
  7. ¿Cómo creo un evento? Muy fácil. A mí me gusta tener la vista del calendario en “mes”, así que pincha en un día y escribe el nombre del evento en la ventana que ha salido. A continuación, dale a “editar detalles del evento” y allí, especifica horario, lugar, descripción… etc. Si se trata de un evento que va a repetirse periódicamente (por ejemplo, una vez a la semana) dale a “repetir” y configúralo al gusto.

Ya tenemos nuestro calendario mediante Google Calendar. Ahora vamos a sincronizarlo con nuestro gestor de correo y con nuestro móvil. Aquí especifico información para Evolution y móviles Android.

Sincronizar Google Calendar y Evolution

  1. Abrimos Evolution y, abajo del todo, en los iconos de la izquierda inferior, pinchamos en “Calendarios“.
  2. Damos botón derecho sobre “personal“, en la ventana de izquierda, y pinchamos en “calendario nuevo“.
  3. En la nueva ventana que se ha abierto, completamos la siguiente información:
    • Tipo: Google
    • Nombre: El que más rabia nos dé.
    • Usuario: Introducimos nuestra dirección de correo de Google
    • Actualizar: Cada cuánto tiempo queremos que consulte en Google Calendar si ha habido cambios y que los descargue.
    • Calendario: Hay que darle a “obtener lista“, donde acto seguido, te solicitará la contraseña de tu cuenta de Google. Una vez hecho eso, te mostrará un listado de tus calendarios (tanto los tuyos como los de otras personas que los tengan compartidos contigo). Seleccionas el que quieras. Para sincronizar todos los calendarios que tengas, tendrás que repetir este paso las mismas veces que el número de calendarios que quieras añadir en Evolution.
    • Color: El que queramos, aunque recomiendo que sea uno similar al que le hayamos asignado en Google Calendar, para que aquéllo no se convierta en un guirigay multicolor.
    • Seleccionamos si queremos que descargue los datos para trabajar offline (recomendado) y si queremos ese calendario como el predeterminado.
  4. Esperamos a que los descargue y veremos en breve nuestros eventos cargados en Google Calendar en Evolution.

Sincronizar Google Calendar y Android

Pues esto realmente no necesita explicación, porque en el momento en que tenéis un móvil Android, la introducción de una cuenta Google es necesaria. Así pues, en la aplicación de Calendario, la sincronización de Google Calendar es automática. Aún así (porque he visto que mucha gente ha llegado a mi blog haciendo esta pregunta), si tienes problemas con la sincronzación, ve a Ajustes > Cuentas y Sincronización y asegúrate que la cuenta asociada a tu correo eléctronico está añadida, así como que la sincronización esté activada. De no ser así, pincha en “Añadir cuenta” y sigue los pasos que van detallando.

Ya para hacerlo más funcional, puedes añadir un widget en el escritorio y así ver a primera vista, qué evento tienes próximo.

Ya no tienes excusa para llegar tarde y para decir “oh, se me olvidó” aunque, aún así, algunas seguimos metiendo la gamba de vez en cuando… ;-).

Eduroam y Sony Ericsson Xperia x10 mini.

Después de haber podido actualizar mi móvil a Android 2.1, cuando estuve el otro día en la uni, lo primero que hice fue probar si lograba conectarme a esa red de cuyo nombre no quiero acordarme pero que ahora mismo no me queda más remedio: eduroam. No sé si en todas las universidades españolas funcionará igual, pero al menos en la UAM es un dolor de muelas (y más desde el último cambio que hicieron con el certificado). Bueno, pues ingresé todos los datos necesarios para conectarme (ahora lo detallo) y me asignó IP, pero no conseguí descargarme nada porque la señal pasaba, intermitentemente, del 99% al 1% (sin moverme de sitio y estando debajo del punto xD). Esto mismo me pasó (y me sigue pasando) con mi portátil, y ya veo que no es una cosa del hardware, aunque tampoco sé a qué se debe (y pedir ayuda a los de Tecnologías de la Información de la UAM es como ir a pedir agua al desierto). Pero bueno, dejo los datos para conectarse a la endemoniada red:

  1. Nos vamos a “Ajustes” y a “Conexiones Inalámbricas“.
  2. Activamos la Wi-Fi con el tik y nos vamos a “Configuración de Wi-Fi“.
  3. Si estamos en la uni, esperamos a que detecte señal y aparezca en el listado de redes Wi-Fi “Eduroam“. Si no estamos, bajamos al final del todo y vamos a “Añadir red Wi-Fi“. Voy a seguir los pasos desde “Añadir red Wi-Fi“. Así pues, le damos y completamos los siguientes campos de esta forma:
    • SSID de red: eduroam.
    • Seguridad: 802.1x Enterprise.
    • Método EAP: TTLS
    • Autenticación de fase 2: PAP
    • Certificado de autenticación: No es necesario, pero si en alguna universidad lo fuera, lo he dejado aquí.
    • Certificado de cliente: –
    • Identidad: Tu nombre de usuario en tu universidad. En la UAM, es la dirección de correo electrónico. En el caso de estudiantes: “xxxx.xxxxxx@estudiante.uam.es”.
    • Identidad anónima: –
    • Contraseña de red inalámbrica: La contraseña que tengas asignada a tu usuario. En la UAM, la misma que empleas para abrir sesión en los ordenadores de allí.
  4. Si todo ha salido bien, deberías poder conectarte sin problemas.

En fin, seguiré probando, a ver si la señal intermitente deja de dar por saco ;-).

Cómo actualizar Sony Ericsson Xperia x10 mini (E10i) de Android 1.6 a 2.1

Desde Sony Ericsson anunciaron que a partir del pasado domingo aparecería la actualización de la versión 1.6 a la 2.1 de Android para toda la gama Xperia. Bueno, pues el pasado lunes 1 de Noviembre, toda feliz y contenta, conecto mi móvil a través de PC Companion, donde también comunicaba que había una actualización nueva para el móvil. Después de 3 horas de constantes caídas en la descarga, se consigue instalar la actualización. Sin embargo, cuando enciendo el móvil y voy a comprobar la versión del firmware, me encuentro con lo siguiente: 1.6. Los deseos de estampar el móvil contra la pared fueron muy fuertes.

Googleando y googleando, descubrí el porqué de tan nefasto final en mi intento de actualización. Resulta que para poder gozar de la actualización en cuestión hay que “engañar” a PC Companion. Tiene que parecer que tenemos un código que originalmente no viene por defecto en el móvil, porque la otra opción es esperar a que generen una actualización especial para cada operador en el caso de terminales no-libres (en mi caso, a que Vodafone meta en la 2.1 sus infinitas mierdas aplicaciones).

Volviendo a googlear otra vez, di con un tutorial del foro de HTCmanía, donde explica cómo modificar el código en cuestión (llamado número CDF). Es muy fácil y con ese sencillo paso, por fin podremos disfrutar de Android 2.1; y lo mejor de todo: dejaremos de tener a Vodafone dando por saco en el interior de nuestro móvil. Dejo los pasos basados en ese tutorial.

Para saber cuál es la versión de tu móvil: Para saber si tu móvil es E10i ó U20i es muy fácil. Lo primero de todo, el E10i es el que no incluye el teclado físico; el U20i es el mini PRO que viene con el teclado. Si eres de Latinoamérica (con modelo de móvil E10a), el número CDF que incluyo sólo vale para Europa por lo que he podido leer. Para asegurarte de tu versión de móvil, ve a “Ajustes” > “Acerca del teléfono” > “Número de modelo“.

El número CDF incluido aquí es sólo para el modelo E10i.

  1. Preparativos: necesitamos 3 aplicaciones. Dos de ellas (UniversalAndroot for E10i-U20i v1.6.1.apk y root_explorer_2.12.3.apk) las conseguiremos aquí. La otra aplicación que necesitamos (AndExplorer, es un explorador de archivos) la descargaremos desde el Market del móvil y la instalaremos. Las dos primeras aplicaciones que hemos descargado en nuestro ordenador, las copiamos a la tarjeta SD de nuestro móvil (bien vía PC Companion, bien vía lector de tarjetas de memoria).
  2. Desde el móvil, ejecutamos AndExplorer para instalar UniversalAndroot. Desde AndExplorer, buscamos en la tarjeta SD la ubicación donde guardamos UniversalAndroot for E10i-U20i v1.6.1.apk. Una vez la tengamos localizada, la seleccionamos y la instalamos (si tienes deshabilitado “orígenes desconocidos”, habilítalo, porque no te dejará instalarlo si lo tienes deshabilitado).
  3. Ejecutamos UniversalAndroot y seleccionamos “Root“. Aparecerá un mensaje de estado avisándonos que ya estamos en modo root.
  4. Volvemos a ejecutar AndExplorer para instalar RootExplorer. Buscamos en la tarjeta SD la ubicación donde guardamos la otra aplicación: root_explorer_2.12.3.apk. La instalamos de la misma manera que instalamos antes UniversalAndroot en el paso 2.
  5. Ejecutamos RootExplorer y damos permisos de SuperUsuario. Volvemos a ejecutarlo y buscamos la carpeta /SYSTEM. En ella, buscamos el archivo BUILD.PROP. Lo seleccionamos con un toque largo y le damos a “copy“. Retrocedemos en el árbol de carpetas de RootExplorer, buscamos la carpeta de la tarjeta SD y allí pegamos el archivo BUILD.PROP.
  6. Desde el ordenador, abrimos un editor de textos (gedit, por ejemplo) y abrimos el archivo BUILD.PROP. De todos los datos que aparecen, a nosotros nos interesa modificar 3 campos referidos al número CDF. Donde están XXXX-XXXX cada móvil tiene un código particular y lo que hay que hacer es sustituir ese código por el siguiente: 1238-0549. Así que, donde estén las X, hay poner esos números. Una vez hecho esto, guardamos el archivo BUILD.PROP en nuestra tarjeta SD del móvil con los cambios hechos.
  7. ro.product.name=E10i_XXXX-XXXX
    ro.build.fingerprint=SEMC/E10i_XXXX-XXXX/SonyEricssonE10i/delta:1.6/1.2.A.1.174/6:user/release-keys
    ro.semc.version.cust=XXXX-XXXX

    Tiene que quedar así:

    ro.product.name=E10i_1238-0549
    ro.build.fingerprint=SEMC/E10i_1238-0549/SonyEricssonE10i/delta:1.6/1.2.A.1.174/6:user/release-keys
    ro.semc.version.cust=1238-0549
  8. Volvemos al móvil y ejecutamos RootExplorer para sobreescribir BUILD.PROP. Copiamos el archivo BUILD.PROP de la carpeta de la tarjeta SD (toque largo y “copy“) y nos dirigimos a la carpeta /SYSTEM, pulsamos el botón superior donde pone Mount R/W y le damos al botón de “paste” para sobreescribir el archivo original de BUILD.PROP.
  9. Apagamos el móvil y lo volvemos a encender.
  10. Vamos a PC Companion (si no lo tienes instalado, busca en la web de Sony Ericsson por PC Companion 2.0) desde el ordenador para descargar e instalar la actualización. Con el cable USB que viene por defecto con el móvil, conectamos el móvil al ordenador. Una vez hecho esto, la aplicación PC Companion detectará el modelo del móvil y nos notificará que hay una nueva actualización. Seguimos los pasos que nos van detallando y en un rato tendremos instalada la actualización a la 2.1 en nuestro móvil.

¿Problemas con PC Companion? Si una vez hecho todo esto PC Companion no te detecta la actualizacion, dentro de la sección de Support dale a “reparar“, aunque supuestamente te haya detectado la última versión disponible.

Y ya está. Tardará un poquito en encenderse el móvil después de la instalación de la actualización, pero una vez encendido, ya tendremos la 2.1 y podremos ir empezando a ver los cambios y las mejoras ;-).

Nota sobre el Backup: No sé por qué, pero a mí los backups que me hace la aplicación que viene por defecto son bastante mierderos y, de hecho, se ha cargado la mitad de mi lista de contactos. Ándate con ojo y busca otra aplicación mejor para hacer copias de seguridad.

Abajo en los comentarios, FrancK recomienda la versión gratuita de MyBackup en modo root (por lo que veo es un trial) para realizar el volcado de datos.

Última actualización de la entrada: 10 de noviembre de 2010.

Facebook y blogs: cómo difundir un blog a través de Facebook.

A parte del microblogging o para compartir fotos o vídeos con tus amig@s (o para fisgonear el muro de fulanita o fulatino… o para ser parte de una suculenta base de datos), Facebook es una herramienta muy útil de cara a la publicitación de un blog. Mi blog es un blog personal, por lo que no necesito más publicidad que la que pueda transmitir a mis amig@s a través de mi muro, pero para blogs profesionales, Facebook ofrece opciones muy interesantes. Como se suele decir: “si nadie te conoce, es como si no existieras“, así que, ¿cómo publicitar un blog a través de Facebook?

Si eres un particular

Tienes un perfil de Facebook y sólo quieres publicitar tu blog personal entre tus amig@s. Lo mejor es utilizar una aplicación RSS. No recomiendo que sea el “notas” que viene por defecto, ya que no redirecciona a tu blog, sino que la entrada que tú hayas publicado en tu blog, la vuelca en “notas”, por lo que sí fomentas el contenido, pero no el acceso a tu blog. Dentro de todas las aplicaciones RSS que he probado en Facebook, la que me parece más óptima es RSS Graffiti (aunque hay muchísimas más, no hay más que poner “RSS” en el buscador de Facebook e ir probando).

Configurando esta aplicación a tu gusto, las entradas que publiques en tu blog (independientemente del servidor donde lo tengas alojado, sea WordPress, Blogspot, Blogger, etc.) aparecerán en tu muro, con el título hipervinculado a tu blog, un breve resumen, una foto en caso de haberla incluido en la entrada, y con las opciones de cualquier publicación en el muro: comentar, me gusta o share. Estas opciones facilitan mucho la comunicación y el feedback, aunque sí es cierto que no se genera dentro del blog, porque si bien para poder leer el artículo hay que entrar en el blog, a la hora de hacer comentarios o de valorar la entrada con un “me gusta”, siempre es más sencillo hacerlo mediante Facebook al tener ya la cuenta abierta, y no a través del propio sistema de comentarios del blog, ya que implica tener que ingresar nick, e-mail y esperar moderación. Además, Facebook te notificará si el autor u otros amigos han respondido, por lo que la comunicación es más directa e inmediata. Lo ideal sería que hubiese una aplicación que volcara los comentarios hechos en Facebook al sistema de comentarios del blog, pero no sé si eso es posible o si infringe alguna cuestión de privacidad (aunque supongo que sí).

Con RSS Graffiti, una entrada publicada en tu muro se vería de la siguiente forma:

Vista de una entrada enlazada con RSS Graffiti.

¿Cómo configurar RSS Graffiti para mi perfil de Facebook?

Al principio puede parecer un poco engorroso, pero enseguida se le pilla el tranquillo. Lo primero de todo es, en el buscador de Facebook, encontrar esta aplicación (u otra que también te guste, como Social RSS, que la utiliza también mucha gente). Una vez la hayas encontrado, ve a “ir a aplicación” y permite el acceso.

En la pantalla de acceso a la aplicación, te saldrá algo parecido a lo que adjunto como captura, donde tendrás que poner esos datos (con los datos asociados a tu blog, se entiende). El resto de pestañas (Filter, Transform, Schedule y More) yo personalmente no las doy utilidad, salvo a la de Schedule, que te permite seleccionar cada cuánto quieres que RSS Graffiti busque en el feed de tu blog nuevas entradas para publicarlas en tu muro.

Panel de configuración de RSS Graffiti.

¿Hace falta cambiar algo en el servidor de mi blog? No, no hay que modificar nada en el panel de configuración donde tienes alojado tu blog. Como ves, es muy sencillo, y es una opción muy útil para publicitar tu blog y tus entradas entre tus amig@s.

Si quieres explotar tu blog profesionalmente

Esta opción, obviamente, yo no lo he explorado, pero observando cómo lo han hecho otras personas (creo que Enrique Dans es un gran ejemplo; en Facebook buscad su página y observad) puedo dar unos pequeños apuntes. Hay una cosa que hay que diferenciar muy bien: hacerse un perfil o hacerse una página. La diferencia entre ambos es sencilla: en un perfil tienes a tus amigos, mientras que en una página, tienes seguidores. El perfil está concebido para compartir con tus amigos información privada (siempre y cuando configures adecuadamente la parte de privacidad, eso sí), mientras que la página tiene un sentido más público y masivo. Así pues, para blogs con miras a convertirse en algo más que un blog personal, lo ideal es generar una página en Facebook, más que un perfil. Además, generar una página implica que el usuario, para convertirse en seguidor, lo único que debe hacer es darle al botón de “me gusta”, mientras que en el caso de hacerse un perfil, un usuario interesado tendría que pedir una petición de amistad y esperar a que el autor del perfil le acepte, con el factor añadido de que, al ser amigos, el perfil privado del usuario quedaría al desnudo de cara al otro (relación bidireccional) mientras que al ser seguidor, el autor de la página no puede tener acceso al perfil del usuario (relación unidireccional). Como se ve, la opción de la página es mucho más óptima que crear un perfil.

Una vez hayas creado tu página, el sistema de difusión de tu blog en Facebook es idéntico que en el caso anterior: mediante una aplicación RSS. Desde tu blog, una forma de difundir tu página de Facebook es añadiendo un botón que lo enlace. Desde Facebook, las opciones son infinitas, desde aprovechar las modas (por ejemplo, llamar a tu página: “señoras que visitan exoendogenia mientras esperan a que se cuezan los garbanzos”, como página lanzadera a una página con el nombre serio del blog, por poner un ejemplo tonto) a todas las estrategias de marketing viral.

¿Y cómo creo una página en Facebook?

Pues es muy sencillo; más sencillo imposible. En la página principal de Facebook, debajo del todo, aparece la opción de crear una página. Parece una obviedad que ponga esta captura, pero es que aún hay mucha gente que no sabe dónde está la opción misteriosa de crear una página ;-).

Creando una página en Facebook.

El siguiente paso consiste en dar la información de tu página y si eres el representante legal. Tras esa información, tendrás que registrar un perfil en Facebook, en caso de no tenerlo. Y ya está, tan sencillo como eso. El resto es añadir el logo del blog, algo de información, enlazar las publicaciones de tu blog a la página de Facebook mediante una aplicación RSS y hacer marketing para captar seguidores ;-). Cada actualización que hagas de tu página, aparecerá en el panel de inicio de cada uno de tus seguidores, por lo que es una forma de comunicación y difusión tremendamente interesante. En este sentido, con la enorme cantidad de usuarios que hay en Facebook (según las últimas estimaciones, 500 millones de usuarios), esta red social abre las puertas a la explotación de negocios y, con un propósito menos “Tío Gilito”, a la difusión de una idea, un proyecto o un propósito por parte de alguna asociación. Si tienes un blog y tiene una cuenta en Facebook, no tienes excusa para no difundirlo ;-).

A %d blogueros les gusta esto: